intercambio de experiencias con adultos mayores

INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS

Hoy compartimos las palabras de  Romina Vitaliti quien nos  comparte su experiencia artística con grupos de personas mayores. A disfrutarla!


Crecer haciendo Teatro

Desde el año 2009 al 2016 forme y dirigí el “Elenco Estable de Pami 9” con personas mayores de la zona de San Telmo, Barracas y La Boca (CABA).

El teatro suele ser una actividad lúdica y de integración, por lo cual en un grupo de adultxs mayores esto es aún más valioso. Vemos y escuchamos que es un sector muchas veces relegado y abandonado, pero en actividades como éstas es cuando nos damos cuenta lo valioso e importante de su función.

He tenido la virtud y la responsabilidad de escuchar frases como “me salvaste la vida” o “estaba tan deprimido”, “ahora siento que la gente me ve, que me esperan”…y todo esto no sólo me ha llenado el alma por doquier, sino me ha sensibilizado y me ha vuelto consciente de las necesidades de éste sector social.

Desde el 2016 hasta hoy tomó la posta mi querido Grillo, Rubén Rivas, y es quien acompaña este hermoso grupo humano que aún mantiene el amor por el teatro, ubicado en el teatro Brown en la Boca.

Hemos hecho adaptaciones de muchas obras de teatro argentino, obras con  profundidad política y espiritual, en donde cada integrante cumplía con el trabajo de interpretar, comprender y reproducir palabras de autor con total entereza y fuerza escénica.

Siempre creí en el talento, la posibilidad y potencia que tenía este grupo, y ellxs como representantes de otrxs tantxs “abuelxs actores” hacen saber que se puede, que si se quiere y que si se tiene un proyecto, ésto te ayuda a salir adelante, a levantarte de la cama, a superar la pérdida de un compañero de toda la vida, a que lxs nietxs lxs vean desde abajo del escenario con orgullo, y a saber que su historia interesa.

El interés que me despertó armar el elenco, surge de los talleres que se hacían en los centros de jubilados, en donde todos lxs participantes tenían mucho para dar, y algunxs además tenían ganas de superarse aún más, no sólo haciendo juegos e improvisaciones teatrales sino también queriendo trabajar la memoria para abordar un texto de autor con palabras de otro, para interpretar. Y así fue como mientras se seguía con los talleres en los centros de jubilados, paralelamente armábamos este grupo indisoluble que duró, con algunos cambios, casi 9 años bajo mi dirección, y que por razones personales hoy continúa en manos de otro director.

No era fácil para un grupo de gente entre los 65 y los 95 años de edad, aprender un texto largo, clásico en algunos casos, con movimientos y acciones prefijadas, con una puesta en escena, con entradas y salidas y a veces con todo el elenco en el escenario…recordar todo esto junto. Sin embargo lo logramos año tras año, en una o dos muestras anuales, en donde se plasmaba el ensayo de martes y jueves de tres horas cada uno, entremezclando mates y facturas, o té con masitas.

Los festejos de cumpleaños estaban presentes, con los regalos y el afecto grupal, cada cosa alimentaba nuestra esperanza y nuestro deseo de que este grupo funcionara. Claramente, el humor ha sido un condimento inigualable, un plus de alegría y anécdotas que nunca vamos a olvidar.

Frente a algunos achaques de los compañeros, las faltas a los encuentros, siempre presente el llamado telefónico preocupado y animoso para que ese compañero estuviera bien y vuelva pronto a participar de nuestro objetivo, estar juntos haciendo teatro, sobre todo haciendo grupo.

Discutir y ofenderse era parte del crecimiento grupal y de los obstáculos, pero de ninguna manera eso opacaba las sonrisas, las ironías y el juego. Y mucho menos nuestras obras y presentaciones.

El momento de los estrenos fue fiesta pura, y el después de cada actuación, bañado de emoción con los aplausos, cuando el grupo se abrazaba con sus familiares con el rostro brillante de orgullo y superación, y lxs nietxs e hijxs boquiabiertxs y sorprendidxs por los que sus abuelxs/padres/madres habían logrado hacer , sabíamos que estaba funcionando.

Un placer fue para mí esta experiencia, la recordaré eternamente y estaré agradecida de lo que me enseñaron mis alumnxs mayores, con sus consejos, sus experiencias de vida y su actitud activa a los noventa y pico…admirable para mí.

Actualmente doy clases de teatro a grupos para adultxs y jóvenes, siempre aprendo de ellos, ya grupos más heterogéneos en edad, profesión etc… Pero siempre espero que aparezca un nuevo integrante mayor, para justamente “integrar los diferentes grupos etarios y así enriquecernos todxs”, juntos.

Porque, qué es el teatro sino una forma de observar la humanidad, de comprendernos, de observarnos y modificarnos, para crecer, para aceptarnos, para cuidarnos.

Grupos y grupos, valorando lo interesante e importante que es aprender de unxs y otrxs, sólo por lo valioso del intercambio.


Para contactarte con Romina:

Esp. Romina Vitaliti
rominavital@gmail.com
rominavitaliti.com
wapp 116205-9320
Teatro Brown, Rubén Rivas: 011 4302-3284

 

Compartir este artículo

Artículos Relacionados

1 Comentario

    • Responder

    Excelente profesora y amiga pero principalmente persona… Romina una luchadora y formadora de actores y actrices… siempre con una sonrisa para dar aliento y acompañat el crecimiento de cada uno… Felicitacionea a ella y a ustedes por la nota.

Dejar un comentario

Gracias por tu comentario! En breve será aprobado y publicado.


Efemosse Sistemas: Servicio técnico