relatos de experiencias

INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS

Hoy les compartimos algunas reflexiones acerca de nuestra experiencia recreativa con juegos de mesa para personas mayores. Esperamos les resulte interesante y lxs invite a seguir explorando nuevos recursos lúdicos.


JUEGOS DE MESA Y PERSONAS MAYORES

Elegimos trabajar con y para personas mayores buscando promover un Buen Envejecer a través de La Lúdica.

Motivadas por la curiosidad y en la búsqueda constante de innovar nuestras propuestas, encontramos en los juegos de mesa un recurso inagotable, de amplia variedad, y de lo más novedoso para sumar a nuestra tarea.

La incorporación de éstos, en nuestras propuestas es un proceso en permanente construcción, y del cual aprendemos continuamente. ¿Por qué lo hacemos? Porque se trata de una actividad que beneficia a la persona mayor de manera integral, ya que combina estimulación cognitiva (es un desafío intelectual que pone a prueba no sólo la concentración, sino también funciones cognitivas superiores como el razonamiento), el encuentro con pares (los juegos que elegimos siempre son para compartir con otrxs), y el empoderamiento personal (aprender algo nuevo, y saberse capaces de transmitirlo).

Compartimos algunas observaciones que hemos hecho hasta el momento, que pueden resultar inspiradoras para quienes estén interesadxs en empezar a proponer este tipo de juegos en su trabajo gerontológico:

  • Hay adultxs que los aman, y otros que los odian. Creemos que quienes ofrecen mayor resistencia lo hacen por desconocimiento; y muchos de los que gustan de ellos, sólo participan de juegos clásicos con naipes y dados; ambos extremos sólo acotan el repertorio lúdico. Una alternativa, al momento de proponerlos, es comenzar por aquellos que resulten desconocidos para todxs, y que se desarrollen más por azar que por estrategia. Esto lxs posiciona en igualdad de condiciones y al mismo tiempo, no deja tan expuestxs a quienes recién se inician en este tipo de juegos.
  • Muchxs adultxs relacionan este tipo de juegos, con cosas para chicos. Ocurre que la mayoría de los juegos de mesa que conocen son por medio de nietxs o sobrinxs. Esto implica que al momento de buscar juegos para adultxs, se torne imprescindible evaluar gerontológicamente todos sus componentes de modo que no se profundice este prejuicio. Por más novedoso o pertinente que sea un juego, el hecho de que pueda infantilizar, devalúa la propuesta. Conviene tomarse el trabajo de recrear o construir el juego, con nuevas imágenes adaptadas a las necesidades y características de lxs adultxs mayores en general y de cada grupo en particular.
  • Los reglamentos suelen estar escritos con letras muy pequeñas y ser demasiado extensos. Ocurre que es esperable que el proceso de envejecimiento conlleve un enlentecimiento en el procesamiento intelectual de la información, lo cual quiere decir que se necesita más tiempo que antes para aprender algo nuevo (sólo eso). Al mismo tiempo, muchas veces los órganos de los sentidos como la vista, declinan en su funcionalidad. Para esto agrandar la letra de los textos es sencillo y facilita su lectura. A su vez es importante que quienes coordinan la propuesta hagan la experiencia de aprender y jugar el juego, para poder evaluar la necesidad de adaptar el reglamento, ya sea acortándolo y/o modificando algunas de sus reglas, sin perder de vista el objetivo del mismo.

Lxs invitamxs a probar este recurso tan interesante en sus grupos, ¡para que el juego se siga multiplicando!

Agustina Manna-Guadalupe Mandaradoni

Coord. de Jugarnos “Recreación a lo grande”

 

Compartir este artículo

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Gracias por tu comentario! En breve será aprobado y publicado.